jueves, 31 de marzo de 2011

Richard Wagner y el número 13

La vida del compositor alemán Richard Wagner (1813-1883) estuvo marcada por la sombra del número 13.
Además de nacer en 1813, su nombre y apellido tienen 13 letras (en alemán, la ch equivale a dos letras) y los números de su año de nacimiento suman 13.
Sintió su primer impulso musical un 13 de octubre. Sufrió un destierro de 13 años. Compuso 13 óperas, terminando una de las más famosas, Tannhiiuser, un 13 de abril. Esta misma obra, que fue estrenada en París el 13 de marzo de 1845, estuvo cincuenta años sin ser repuesta hasta el 13 de mayo de 1895.
Su primera actuación al frente de una orquesta se produjo en Riga, en un teatro inaugurado un 13 de septiembre. Se fue a vivir a Bayeuth a una casa que fue abierta un 13 de agosto y que abandonó un 13 de septiembre.
Su suegro, Franz Listz, le visitó por última vez el 13 de enero de 1883.
Como no podía ser menos, Wagner falleció el 13 de febrero de aquel mismo año, en el que, por cierto, se conmemoraba el decimotercer aniversario de la unificación nacional alemana.
No hay constancia de que Richard Wagner sufriera triscadeicafobia (es decir, fobia al número 13), pero evidentemente hubiera tenido razones para ello.

domingo, 27 de marzo de 2011

Paul Winter


  Paul Winter, en solitario o con su Paul Winter Consort, es uno de los máximos exponentes de la nueva música instrumental. Nacido en Pennsylvania, el músico americano es un virtuoso del saxofón y el clarinete, instrumentos cuyos sonidos le han hecho famoso y han convertido a su música en un ente rápidamente reconocible. Winter, que desde muy joven ha trabajado en diversas bandas, ha madurado su estilo hasta un extremo verdaderamente personal e inimitable.
Winter formó su Paul Winter Sextet a principios de los sesenta, casi siempre actuando en ambientes de jazz. Su primera gira le puso en contacto con otras culturas, algo que le marcaría para siempre. En 1967, puso en marcha el Paul Winter Consort, en el que fusionó sus raíces jazzísticas con voces instrumentales de otros géneros y estilos culturales. La naturaleza, el canto de las ballenas, la música étnica y otras fuentes de inspiración dieron forma poco a poco a lo que Winter y sus músicos llaman "Earth Music", la música terrenal.
En 1980, el compositor crea su sello Living Music Records, donde ha publicado sus grandes obras de los ochenta y los noventa. Ganador de tres premios Grammy y nominado en ocho ocasiones más, Paul y su Consort alcanzaron su máxima difusión y popularidad. Especialmente interesantes son sus conciertos anuales en la catedral St. John the Divine, así como sus giras y más de 2.000 conciertos en todo el mundo.

Sonido, Música y Espiritualidad

Sonido, música y espiritualidad. Este libro es una búsqueda exploratoria, un intento del autor (músico, ingeniero e investigador) por descubrir y analizar por qué el sonido y la música nos afectan de una forma tan especial e intensa, y cómo pueden sernos útiles para avanzar en nuestro camino de evolución personal. Los avances de la neurociencia constatan, día a día, la potencialidad de las propiedades terapéuticas de las vibraciones sonoras, ya conocidas desde la antigüedad. Así, parecen confluir gradualmente los conocimientos científicos occidentales con los intuitivos y vivenciales de la sabiduría milenaria oriental. Sonido y música nos afectan e influyen holísticamente en cada una de nuestras dimensiones, incluida la espiritual, la que realmente nos define como seres humanos y la que nos resulta tan misteriosa, quizás por el temor que manifestamos ante aquello que nos resulta desconocido.
Autor: Jordi A. Jauset Berrocal
Aditor: Gaia
ISBN: 9788484453215

miércoles, 23 de marzo de 2011

Niños prodigios

Sorprendentes niños tan pequeñitos tocando la guitarra, con tanta precisión que da envidia sana. Esta claro la disciplina que tienen, unos pueden decir que no es buena tanta disciplina para los niños pequeños, pero ni una cosa ni otra que tampoco han de estar todo el día jugando con videoconsolas hay que saber buscar el equilibrio de las cosas. Enhorabuena para estos niños que se les ve que disfrutan con la música  y podemos disfrutar de escucharlos.

sábado, 19 de marzo de 2011

Elisa Sbert

Elisa Sbert, una de mis alumnas tocando "Alicita"  del libro de Bastien. Enhorabuena, lo haces muy bien.